Carta de una hija a su padre

No es fácil ser hija de un hombre tan increíble como tú papá, es que se me acaban las palabras para decirte lo maravilloso que eres y lo orgullosa que estoy de ti. car1Para colmo tu siempre te encuentras un paso delante de mí porque la experiencia que compone tu vida, más todas aquellas cosas que son parte de tu inteligencia son las que enseñas en todo momento y eres quien me ha enseñado a vivir, me ha enseñado a amar, me ha enseñado a afrontar mis problemas siempre de frente y mirando por encima de las situaciones, me enseñaste a tener un pensamiento lateral cuando tengo una situación de la cual no sé salir y muchas otras cosas que son parte del gran prontuario de enseñanzas que nunca podré sacar de mi mente.

Soy una gran mujer que se convirtió en todo lo que tú enseñaste a ser, por eso es que agradezco haber tenido la palabras justa en el momento que era necesaria, el abrazo exacto cuando me sentía agobiada del mundo y pensaba que nadie me quería, el consejo que me ayudó a afrontar cualquier problema que tuve en la vida y tus historias que aun las recuerdo todas y que más adelante también se las contaré a mis hijos porque necesitan saber de lo maravilloso que es su abuelo y de todo lo que logró enseñar a su madre.

Gracias a todo el apoyo, la comprensión y el esfuerzo que has hecho por mí es que ahora puedo agradecerte todo y decirte que no me hubiera gustado haber nacido de ninguna otra persona, que si fuera un bebé y tuviera que volver a elegir a mis padre, entonces te hubiera elegido nuevamente. No hay nadie más que tú que merezca festejar el día del padre como el más poderoso y fuerte porque eso es lo que has sido.