Carta a un padre muerto

Carta a un padre muertoEstar lejos no significa estar distante, mi corazón estaba contigo en el momento en el que partiste de la tierra hacia una vida mejor. Confío en que ahora estas rodeado de ángeles y que cuidas cada uno de mis sueños para que no me sienta tan mal. Tu partida me ha afectado como ninguna otra porque un padre es algo muy difícil de echar de menos, te extraño en todos los días que vienen y se van, nunca te vas de mi mente y aunque pueda superar el hecho de que no estás conmigo, aun así te tendría siempre en mi mente porque no puede ser de otra manera.

Un hijo aprende de su padre, un hijo espera que las enseñanzas que sus mayores le dejan sean el pilar de su vida y tu padre me has enseñado a ser una persona de bien, gracias a ti es todo lo que soy en la vida y en mis errores estuviste presente para ayudarme a mejorar. Te pido que nunca te alejes de mí, que no te vayas de mis pensamientos del mismo modo que nunca te vas de mis sueños, es una forma de sentirte más cerca y claro que me hubiera gustado estar presente en el momento de tu muerte, pero estuve en un momento mucho más importante que es el de tu vida, siempre estuve para ti del mismo modo en el que has estado para mí y nuestra relación fue fuerte, así como muy buena. Te adoro padre mío y no puedo imaginar mi vida sin ti porque necesito tus consejos, necesito tus abrazos y sobre todo necesito de tu persona para ser fuerte con el resto.

No es fácil perder a un padre y mucho menos es sencillo perder a un padre como tú porque eres el más importante del mundo para mí y no hay padre que pueda superarte. Mi niñez fue muy feliz contigo y estoy muy agradecido de haberte tenido a mi lado en todo momento.