Carta a un padre ausente

image039Perdona padre querido que últimamente no te esté yendo a ver tan seguido como lo hacía antes y esto no significa que ya no te quiero, que ya no te pienso o no te tengo de referente, realmente me entristecería mucho escuchar que algo así se pasara por tu mente. Solamente estoy dedicando mi tiempo entero en la vida que estoy desarrollando y para nada te quiero fuera de ella, pero es que actualmente me ocupa mucho tiempo. De todos modos siempre nos hacemos un tiempo para estar juntos, para saludarnos, conversar y decirnos cuánto nos queremos, pero también tengo en mi mente la idea de que te gustaría verme más seguido, tenerme en casa en alguna cena familiar y a mí me encantaría estar presente, pero por el momento se me está complicando. En un futuro cercano podremos vernos con la frecuencia que a ti te parezca mejor.

Te extraño padre en la distancia y no me hace nada feliz tenerte lejos, tú eres para mí el mayor referente que tengo de lo que soy, de lo que quiero ser y de todo aquello que me gustaría algún día poder obtener. Por eso y mucho más es que tus consejos me hacen falta, que tus caricias son muy importantes para mí y sobre todo tus palabras de aliento que siempre dan en el clavo cuando me está pasando una situación de la cual no encuentro salida, pero tú enseguida la logras encontrar. Espero que algún día la vida me brinde aunque sea parte de la sabiduría que tienes y has tenido con tus hijos para que crezcan fuertes, sanos, valientes y siguiendo tu maravilloso ejemplo.

Padres como tú no se ven en las calles, padres como tú no los hay por cantidad, me encuentro sumamente agradecido con la vida por el padre que me dio y nunca te voy a apartar de mi lado porque te necesito y quiero tu afecto siempre conmigo.