Carta a papa

Mi padre es un hombre muy honesto, es noble, alegre, sincero y sobre todo muy amoroso. Si me preguntan por qué lo quiero tanto a mi padre, entonces esas son las principales características que se vienen a mi mente y todo esto es lo que lograste que yo piense de ti a lo largo de mi vida. Sería un tonto si no recordara los cientos de chistes que me has contado para que me ría hasta el cansancio, incluso a veces sin gracias, pero que no me dejaban que pare de reír. Por otro lado, tampoco podría olvidar las oportunidades en donde me mostraste que siempre se debe ser sincero en la vida porque nada vale más que una verdad dicha en el momento justo donde se debe decir. Jamás olvidaré la nobleza con la que llevaste adelante nuestra vida, el amor verdadero con el que me arropabas cada noche antes de dormir y la honestidad con la que desempeñabas cada trabajo que has ocupado.

Todas estas cosas maravillosas son las que hoy en día me recuerdan al hombre increíble que mi padre es y a todas las enseñanzas que me ha dejado durante mi vida, es importante recordar que se puede ser feliz cuando tu padre siempre está pendiente de ti y en todo esto no tengo nada que reprocharte. Me gustaría también recordarte que te adoro y que eres el padre más perfecto que pude haberle pedido al cielo y a los ángeles, por eso es que en este día todos mis sentimientos de amor son los que puedo dedicarte. Solamente dedicaré mis días a realizar obras de bien como tú lo has hecho porque la enseñanza perfecta que me has dado es la que se tiene que ver reflejada en mis acciones.

image032Si es que hay un día para homenajear a los padres, seguramente este se inventó para hombres que como tú, han dado lo mejor de su vida para que sus hijos crezcan sanos y felices, por eso es que eres es más indicado para festejar en el día que te pertenece y siempre lo hará. Sin embargo, en mi corazón te encuentras presente todos los días de mi vida.