Carta a mi padre muerto

Tú, padre, eres la razón más importante de mi tristeza, es que te fuiste cuando tanta falta me hacías. Nunca ibas a dejar de hacerme falta, por lo que no te fuiste temprano, pero tampoco tarde.image014 Durante mi niñez fuiste la parte más grande de mi corazón, te agradezco todas las enseñanzas que me dejaste y las maneras de entender las cosas que me mostraste. Jamás hubiera pensado que te irías de mi vida de esta manera y yo con tantas ganas de decirte lo mucho que te quiero, la cantidad de abrazos que no te di, las cientos de veces que estuviste en mi mente y la cantidad de problemas que resolví gracias a tus palabras.

Tú me enseñaste que la vida es un largo camino que se debe transitar por la puerta chica, intento seguir tus pasos, pero la tristeza de tu partida solamente me deja ver oscuridad y así es como me esfuerzo por continuar, solo que sin tu mano no puedo encontrar por donde debo dar los pasos. Necesito tus cuentos para poder dormir como todas las noches en las que tenía miedo y sin embargo podía dormirme luego de que tú te sentabas al lado mío para poder contarme las más maravillosas historias que se han leído y es que todo lo que hacías era maravilloso porque me enseñaste mil cosas que hoy en día puedo entender.

Bajo la oscuridad y con lluvia sobre mi rostro solamente puedo extrañar a mi querido padre que ahora está muy feliz en el cielo y que nada le duele, ni le molesta. Tengo que pensar que estas en un lugar mejor para poder sentirme bien con tu partida, dejando de lado mi pensamiento latente de cuanta falta me haces y del enorme vacío que has dejado en mi corazón al irte, solo puedo comprender que Dios te ha llevado de mi lado para convertirte en un hermoso ángel porque eras tan perfecto que merecías algo mejor que la tierra en la que vivimos.

Me despido de ti querido padre y espero que me vengas a visitar algún día, es que no puedo aguantar las ganas de abrazarte y sentarme a oír nuevamente un cuento.